Saltar al contenido
Gato y felino

El significado espiritual de los gatos

Significado espiritual de los gatos

Desde la antigüedad hasta nuestros días la espiritualidad gatuna ha transitado por varias etapas y por diversos caminos, los cuales no siempre han sido agradables. Los gatos contienen una fuerza mística, un poder oculto en un animal inteligente, elegante y especial en todos sus sentidos, que ha sabido sobrevivir a todas las barbaries que les han acechado.

No obstante, los gatos y su significado espiritual ha embriagado durante toda su existencia a todas las culturas de los diferentes países del mundo.

La diversidad cultural de los gatos

Los gatos tienen un significado especialmente espiritual en todas las culturas del mundo, ya sea de una forma u otra, el poder de estos adorables animales se ha colado en nuestras vidas, por ejemplo:

En el antiguo Egipto, el significado espiritual de los gatos tenía un valor muy importante en la vida de las personas, en la vida de las familias, en el hogar. Se tenía la certeza de que los gatos eran los grandes protectores de nuestra alma y se les tenía tal nivel de admiración que eran adorados por los más grandes faraones egipcios así como por toda la descendencia de esta cultura.

En la cultura budista, los gatos representan la propia espiritualidad, son considerados seres de luz que nos transmiten calma, armonía y tranquilidad. Se les respeta por encima de todas las cosas.

En la creencia china, los gatos son un símbolo de paz, amor, fortuna y serenidad, por ello son amados y venerados como auténticos dioses.

En la India, los gatos adquieren un significado espiritual más altivo, representan la fertilidad y la feminidad de una mujer, además creen en su fuerte poder para ahuyentar a los malos espíritus que nos merodean.

Los gatos y las brujas: perfecta combinación

Es sabido por todos que en la Edad Media los gatos y las brujas formaron un tándem perfecto, los gatos sentían una atracción especial por las brujas y las brujas sentían el poder espiritual que los gatos les ofrecían.

Es por ello que durante años y por esta creencia de que los gatos contribuían en los aquelarres y en los trabajos de caldero, haciendo que su poder aumentará considerablemente, fueron catalogados de peligrosos y fue tan brutal la fuerza para eliminarlos que los gatos estuvieron muy cerca de extinguirse.

Significado espiritual del gato negro

Sin embargo, el gato más significativo por su cercanía a las brujas fue el significado espiritual del gato negro, del cual se dice que es capaz de absorber cuatro veces más energías negativas de los humanos que cualquier otro gato, sin importar su raza o color. El gato negro tiene un significado espiritual fuerte, arrollador y cautivador que consigue hipnotizar las almas más feroces.

Y, aunque el gato negro esté asociado con la mala suerte, es tan solo un mito que carece de sentido científico, fue más bien, un terrible acto de racismo lo que llevó a crear esta absurda asociación de gato-mala suerte.

La mascota preferida del mundo

Desde sus orígenes hasta la actualidad, los gatos y su fuerte poder espiritual han ido adquiriendo cada vez mayor visibilidad, siendo hoy en día la mascota preferida del mundo, ganando en seguidores incluso al inmutable perro.

Los gatos son animales inteligentes, astutos e independientes, además cuentan con un gran sentido de la lealtad y de la protección del hogar.

Beneficios de tener un gato

Al hablar de beneficios, hablamos siempre del significado espiritual de sus mejoras, por ejemplo acariciar un gato puede reducir considerablemente nuestro nivel de estrés o ansiedad. Sentir el ronroneo de un gato contribuye a reforzar nuestro sistema inmunológico. Su presencia nos ayuda a recuperarnos más rápidamente tras la pérdida de un ser querido. Las personas que conviven con gatos cuentan con una presión arterial más baja, etc.

Por tanto, el significado espiritual de los gatos reside en su ser, en su luz y forma parte de él, ese algo que recibimos de los felinos pero que no sabemos expresar con palabras. Esa paz, esa serenidad, ese espacio de tranquilidad que nos ofrecen y nos cautivan cada día.